Centaury. El complejo de Cenicienta

Centaury: el complejo de Cenicienta

 Centaury es una esencia que habla de esclavitud a una estructura social o familiar y/o a una o varias personas. Su carácter dócil y comprensivo le lleva a ser sumiso y convertirse en felpudo de los demás. En el extremo puede ser esclavo real de otros. La imagen arquetípica sería La Cenicienta.

Definición de E. Bach de Centaury

“Para personas bondadosas, tranquilas y suaves que están siempre ansiosas por servir a los demás. En su empeño de lograrlo, sobreestiman sus fuerzas. Su necesidad de agradar crece de tal modo en ellos, que se convierten en sirvientes en lugar de actuar como ayudantes voluntarios. Su buena naturaleza les lleva a trabajar más de lo que corresponde y, al hacerlo así, pueden descuidar su propia misión particular en la vida”

E. Bach. Los Doce Sanadores y otros remedios.

Palabras clave: Sometimiento. Debilidad. Cansancio, tristeza, auto martirio, apego excesivo, voluntad débil, hipersensibilidad, influenciabilidad, humillación, incertidumbre, adicciones, abusos, anorgasmia.

Bach previno de forma intensa sobre el estado de Centaury negativo, llamándolo verdadera posesión de otra persona, y fue muy claro respecto a la motivación de las personas que ejercen este tipo de influencia sobre otras.

 

¿Por qué una persona acepta ser sometida?

Por miedo.

Cuando la personalidad está dormida, la psique funciona en el mundo de defensa ley de la jungla-, y  todo lo que se piensa, se siente y se decide está basado en la sensación de estar separados de los demás. Desde ahí, el mundo que nos rodea es hostil.

El Universo del niño pequeño lo configuran sus familiares, y tiene total dependencia de ellos para su supervivencia. Es por ello que el niño actúa por un fuerte instinto de pertenencia al clan, propio del mundo animal. La mayoría de especies animales viven en familias, comunidades y manadas como forma de sobrevivir: los miembros del clan se protegen entre sí, pero a cambio el sujeto debe obedecer ciegamente y someterse al macho alfa.

Sumisión y complacencia

Para el niño el mundo exterior es extraño y desconocido y, como la mayoría de seres humanos, tiende a temer aquello que no conoce.

Cuanto más accede el niño pequeño al mundo exterior, más fuerte es la sensación de estar alerta y en continua actitud de defensa, al tiempo que sobreviene la etapa de los miedos nocturnos.

En muchos códigos familiares y sociales se enseña de forma muy marcada que si eres obediente y sumiso se te quiere y se te acepta, pero si eres rebelde e inconformista se te rechaza y se te aparta.

La necesidad infantil de pertenencia al clan se traduce en muchos casos en una tendencia a agradar y a la complacencia a los demás. Esta actitud desemboca, en muchos casos, en un servilismo.

 

La personalidad Centaury distorsionada

La condición Centaury es propia de personas con un alto nivel de energía en sus diversos cuerpos áuricos.

Están siempre listas y dispuestas para todo y para todos en su afán de agradar.

Siempre atentas a los requerimientos de los otros, se sacrifican en sus quehaceres con tal de que los demás tengan todas sus necesidades cubiertas.

 Son incapaces de establecer un límite a su dádiva.

Uno de los rasgos distintivos de la persona Centaury es la acción: siempre está haciendo algo por y para los demás.

Este ánimo de actuar es una prueba clara de que el Fuego Divino que proviene de Dios a través del arquetipo del Loco inunda su interior y le impulsa en su acción servil.

En la mayoría de los casos, el sometimiento es emocional.

La persona no puede dejar de hacer lo que hace porque no encuentra la fuerza de ánimo para sostener la tensión que le produciría el enfrentamiento con el déspota.

Son personalidades que basan su autoestima en la aceptación desde el exterior, sobre todo de sus padres y familiares. Suele ser el caso de niños cuyos progenitores tienen un carácter fuerte y una tendencia a dar órdenes, a arranques de cólera, a la manipulación, a controlar y a no permitir que el otro exprese su opinión.

En general, son todos aquellos incapaces de decir NO.

 

La acción de Centaury

 

“El Universo nunca será ya el mismo. Para describir lo que ha ocurrido, se hace necesario borrar la vieja palabra “observador”  y colocar en su lugar la de “partícipe”. En cierto extraño sentido, el Universo es un universo de participación.”

John A. Wheeler y J. Mehra

 Para salir de ese lugar, uno debe permitirse ser el Loco, ya que éste actúa dentro de sí mismo contra su propia cordura que es, en realidad, aquello que lo ata.

Cambiar el punto de vista de a quien servir.

Porque el problema no es servir, ya que venimos a servir al Gran Propósito del Amor, pero hay que cambiar el punto de vista de a quien servir: no se puede servir a dos amos.

El Loco sabe que hay un propósito amoroso en esa capacidad intrínseca que tiene de servir, y por ello sale en busca de sí mismo, para hacerse el primero entre muchos como servidor a la Verdad y al Amor.

Centaury estaría representando ese fuego que moviliza a la persona a salir de su esclavitud, de su estado de dependencia y de su cobardía.

Genera un impulso en el alma y en el cuerpo, movilizando el sistema de manera que la persona encuentra las fuerzas para poder enfrentar la tensión emocional que supone decir no al déspota interior o exterior.

En realidad hace falta un arquetipo tan poderoso como el del Loco, con el elemento fuego como regente, para sacar a una persona de una actitud Centaury, pues en general es tal la dependencia y el estado de sometimiento emocional y vital de la persona Centaury, que con dificultad otra fuerza podría moverle.

Aplicaciones de Centaury

Centaury es muy útil en aquellos niños que son arrastrados por el líder del grupo a hacer cosas que quizá no querrían hacer pero que, por miedo al rechazo de sus amigos acaban realizando.

También vemos su acción en los tratamientos de las personas sometidas a maltratos por parte de la pareja, tanto físicos como psicológicos.

Está indicado en el caso de las personas que atraviesan situaciones de abusos a nivel laboral: abusos sexuales, abusos de poder por parte del jefe, vejaciones por parte de los compañeros o injusticias salariales.

Centaury y el arquetipo del Loco que despierta aportarán la fuerza suficiente para salir de la situación de sometimiento y maltrato.

La persona en tratamiento con Centaury no sabrá referir al entorno ni a sí mismo cual va a ser el siguiente paso, pero una confianza en la vida le inunda y le da la fe suficiente para salir de su sometimiento y ponerse en camino hacia su propio destino.

Si tienes más interés sobre el tema, te invitamos a que conozcas nuestra guía sobre Flores de Bach y Arquetipos así como la guía de Tarot y Arquetipos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.